Goma2 S.L.

T: 93 217 73 51   
Ríos Rosas 41, 08006 Barcelona

“Salí a dar una vuelta… y di la vuelta al mundo en moto”

“Salí a dar una vuelta… y di la vuelta al mundo en moto”

Fabián C. Barrio, nómada sobre dos ruedas

VÍCTOR-M. AMELA Contra de La Vanfuardia

Tengo 41 años. Nací en Santiago de Compostela y vivo en Madrid… cuando no estoy rodando con la moto! Soy psicólogo social y tuve una empresa en internet. Soltero y sin hijos: sería incompatible con mi nomadismo. ¿Política? Soy apátrida. Soy ateo hasta el fanatismo

Por cuántos países ha rodado en moto?

A partir de los ochenta países dejé de contar, así que…

¿Y desde cuándo ronda?

En mayo del 2010 decidí romper con mi trabajo ymi rutina: subí a la moto, salí a dar una vuelta… Regresé en el 2012.

Una vuelta larga.

La vuelta al mundo. Completada en dos años y diecisiete días: 120.000 kilómetros.

¿Qué ruta siguió?

Salí de Madrid y rodé hasta el norte de Europa. Descendí hasta el Cáucaso, ascendí hasta Siberia. Bajé a los Himalayas, India, China, Sudeste Asiático… Embarqué la moto hasta Argentina…

Ah.

Recorrí Australia en transportes públicos, volé a Buenos Aires, retomé la moto y recorrí toda América. Volé a Sudáfrica con la moto y atravesé toda África, pasé por el Sinaí a Israel…, y por el sur de Europa hasta España.

¿Y qué tal?

Encontré mi lugar en el mundo: viajar!

¿Dónde nace su vocación nómada?

De niño viajaba con mis padres en autocaravana por toda Europa.

Pero usted hoy elige la moto.

Culpa de Ruiz-Gallardón: sus obras hicieron tan intransitable Madrid en automóvil… que me compré una moto. Y le tomé cariño.

¿Con qué tipo de moto viaja?

Una Triumph, pero da igual. No es la flecha, es el indio! Veo viajeros con las motos más inverosímiles… Lo importante es que al aparcarla te vuelvas, la mires… y sonrías.

¿Qué le empujó a largarse?

Me pasaba el día en mi oficina, conectado siempre a internet, asfixiado: sentía que vivía la vida de otro. Y decidí vivir la mía!

¿Sin volver la vista atrás?

Durante unos meses me sentí culpable de estar viajando en vez de ganando dinero…

¿Cuándo se le pasó?

Cruzaba Kirguistán entre montañas espectaculares por la orilla de un río, yme topé con un camello lanudo, lo esquivé por pelos… y ahí ya rompí a llorar.

¿Por qué?

En ese instante fui consciente de la maravilla: montañas, moto, el camello… Y yo ahí!

¿Y sigue?

Y seguiré! He cumplido 40 años en la frontera de India con Pakistán… y he tenido la fiesta de cumpleaños más alegre de mi vida.

Cuente. Me acerqué a un templo sij de travestis sagrados,

me dieron de comer, ayudé a fregar los platos…

¿El día de su cumpleaños?

Sí, y me agasajaron con una fiesta deliciosa. Maravillas del viaje, como lo que descubrí en Mar del Plata…

¿Qué?

Me acerqué a un rancho en el que mis bisabuelos trabajaron en sus años de emigrantes gallegos. Y entendí por qué mi madre se llama Ercilia: era el nombre de la matrona de esa familia del rancho, dos siglos atrás…

¿Anda buscando algo en sus viajes?

Personas, vidas, amigos.

¿Qué ha sido lo mejor?

Cruzar África es durísimo, y llegar a Israel y toparte con que la puerta cierra bien, agua caliente, luces bonitas en la bahía… También lloré, por tan rudísimo contraste.

¿Y no teme quedarse tirado por ahí?

Y ha sucedido. Y siempre pasa alguien! Solo en pleno pedregal etíope, pasó un hombre con una navaja… y me limpió la bujía.

¿Ha corrido peligro de muerte?

Unos talibanes se peleaban a diez metros de mí. Me alejé.

¿Es caro ser nómada motorizado?

Conozco a un jubilado sordomudo ruso que lleva recorrido medio millón de kilómetros en su moto. Si él puede, todos podemos!

Descúbrame un paisaje.

El cañón del Nilo Azul, en el Alto Egipto, el doble de grande que el cañón del Colorado!

¿Qué destino aconseja para debutar?

Cercano, la costa dálmata: empieza el contacto Occidente-Oriente, nuevos sabores…

¿Y lejano?

Tailandia o Perú: todos los paisajes, y equilibrio entre aventuras, exotismo y seguridad.

Rescáteme una comida.

En Etiopía comí injera: te comes el mantel, extensa crep moteada con un mosaico de coloristas verduras guisadas. Delicioso!

¿Se topa con burocracia corrupta?

En Ucrania tuve que sobornar a un agente atravesado. Un ucraniano no es alguien demasiado bienhumorado…, pero si es un ucraniano cabreado…, buf, es el colmo!

¿Qué puesta de sol recuerda más?

Playa de Stone Town, en la isla de Zanzíbar, mezclado con niños que juegan y chapotean bajo un cielo encendido de rojo…

¿Con qué ciudad se queda?

Amsterdam es la ciudad más civilizada del planeta, y sus pintorescas gentes componen un teatro variopinto e ideal, casi irreal.

¿Qué ha aprendido viajando?

Que el mundo es un lugar lleno de gente buena que intenta prosperar haciendo el menor daño posible.

¿Y de usted mismo?

Que mientras viajo por el mundo en moto estoy un 100% vivo.

Las mejores rutas

Le pregunto a Fabián por qué viaja siempre solo, y me contesta: “Quiero ser el único responsable y la única víctima de mis catástrofes”. Todo un manifiesto del viajero solitario…, pero que puede servirme también para el viaje de la vida, aunque sin ser un nómada como él. Fabián ha visto de todo, y sabe explicarlo con brío, encanto y humor, de palabras y por escrito (Fabiancbarrio.com). Ahora prepara un libro sobre su colaboración con la fundación británica The Esther Benjamins Trust para rescatar a niños nepalíes vendidos para trabajar como esclavos en circos de India. Entre tanto, publica el libro Las mejores rutas por el mundo en moto (Anaya Touring).

VÍCTOR-M. AMELA IMA SANCHÍS LLUÍS AMIGUET

Post navigation